Share

Archive for diciembre 2014



¿En qué planeta estuviste los últimos 30 años? Nunca deja de preguntar quién me acompaña ahora por cafés, remates y librerías. Y es que no me acostumbro al caos de la calle a pesar de tener ya tiempo en esta urbe, aún olvido mirar a ambos lados. Digo que no lo sé y no me arriesgo a dar el nombre de un lugar, tal vez porque estuve en un sitio físicamente, pero dentro de mí ya había empezado un largo viaje sin retorno.

¿Dónde estuve? Tal vez no puede etiquetar el limbo, solo tal vez. Rio, reímos y me acomodo el cabello como solía hacer cuando estaba nervioso, señal inequívoca que tu sabias de memoria porque decías ‘conocerme’ y lo pongo entre comillas porque sé a ciencia cierta que no fue así. No eras la primera en notar ese detalle y tampoco la última.

Me acomodo el cuello de la camisa pensando seguramente que no se vestirme bien o que he aprendido, por el contrario, a combinar mis eternos trajes negros con coloridas zapatillas o aquella polera que le disgustaba a mis padres pero que tú amabas. Adoras mis tics y manías, tal vez por ella pasas por alto el que esté ausente en esta platica. Otra vez.

Torpezas más tarde seguimos caminando y entramos a una tienda. Me colocó los audífonos como en aquel video de ´como cuchillo, en la mantequilla…’ y empiezo a tararear el tema. Ese que me atrapa nuevamente y me lleva de aquí para allá en un segundo.

Sabes que la música es parte de mi mundo, pero para mí este universo es totalmente nuevo porque estas tu aquí ahora. Así, entre el track 4 y el 8, siempre el 8, olvido el tiempo transcurrido, las promesas rotas, las lágrimas de siempre y me arriesgo, tontamente a esbozar una sonrisa.

No, no y no. ¿Qué estoy haciendo? No está bien. Salgo de allí asustado, no quiero perderme la película que te comenté por teléfono (te miento) y me alcanzas. Mi corazón vuelve a su sitio y finjo que no ha pasado nada, que es una más de mis locuras y tu asientes.

Tomas mi mano y somos 2 de nuevo, por aquel camino de garúa y frio que nos acompaña ¿no es acaso un soberano cliché el estar tomados de la mano así? ¿La vida puede ser una película después de todo?

Te diré que es la primera vez que la veo pero no es así, no quiero romper la magia de nuestra salida. No lo voy admitir y disimularé bien para que no lo notes, pero el asunto es que todo se convierte en algo nuevo, no son los diálogos, no son las butacas, somos tú y yo. Lo vuelvo a hacer, no puedo fingir que nada ocurre o Puedo decirte que fue la lluvia. Otra vez.

Después de la película siempre comento contigo sobre esa escena, ese color, aquel dialogo, la mirada, la atención y el detalle. Tú dices que sí y con tus comentarios me haces saber que no lo dices de la boca para afuera, sino que contribuyes con tu crítica, que entre ácida y risueña, me hacen olvidar todo otra vez.

¿Te dije que adoro que hagas eso? Amo que lo hagas pero no te lo diré en voz alta. Nuevamente la canción de la tienda toma mi mente y me transporta, busco en tus ojos, enormes y de color caramelo, un punto fijo al cuál asirme y lo logro con dificultad. ¿Está bien sentirme así nuevamente? Creo que sí.

Noto que algo ha cambiado, lo noto como dice la canción de Hombres G que detestas que tarareé porque tal vez te traen un mal recuerdo ¿Celos? No lo sé, no tiene sentido y no tengo el valor de reclamarte nada. Prosigo, camino, me alejo y en algún momento de la plática, digo NO.

Sabes que llegado el momento en el que te evadiré, subiré a mi autobús, me despediré y todo quedará en nada. Volveré a mi capullo y todo será como cuando nos conocimos, cuando te pregunté porque me hacías compañía sin conocerme. Esta vez es distinto. No importa.

Esta vez me acompañas, subes conmigo y ya no me dejas sentarme en solitario, ya no tendré que golpearme contra la ventana por mi insensatez, ya no recordaré tu aroma porque lo tendré a mi costado, ya no repetiré una y otra vez aquella escena pensando en darle un nuevo final porque la noche aún no ha acabado.

Aterrizo, bajo del auto y en silencio tomas mi mano, no dices nada, no digo nada, caminas conmigo rumbo a casa, sucumbo ante la realidad que viene a mí en forma de lluvia ¿será una señal? giro la perilla, suspiro y sé por primera vez en muchos años que estoy de vuelta. He regresado. Pasa. Estás en tu casa.
PREGUNTAS SIN RESPUESTA Full View

HOME | ABOUT

Copyright © 2011 [ PØrQuE nØ pUEDØ dØRMiR ] | Powered by BLOGGER | Template by 54BLOGGER